ELENA SANZ, ESA DESCONOCIDA AMANTE DE ALFONSO XII

 

Elena Sanz en 1873

Elena Sanz en 1873

Hace un siglo, mucho mas que largo, de la muerte de Elena Sanz y, desde entonces, su persona ha hecho correr ríos de tinta… sin embargo los breves trazos que, a vuela pluma, bosquejaron sus primeros biógrafos, permanecen sin ningún tipo de alteración. Parece como si el tiempo ni tan siquiera la hubiera rozado.

En fechas muy recientes han visto la luz algunos documentos inéditos  procedentes del archivo familiar de los Sanz, a destacar determinados billetes de su correspondencia particular, y -el más importante de todos-, la partida de bautismo de su hijo Fernando Sanz, [1] y que han servido, sobre todo, para ratificar lo ya conocido.

A pesar de ello, nos encontramos ante un personaje cuya polifacética y compleja personalidad permanece desconocida y al que se han cercenado la mayoría de experiencias vitales, para centrarse únicamente en su relación con el rey Alfonso XII, y no siempre desde la objetividad. [2]

Con “LA FAVORITA. La verdadera historia de Elena Sanz.”© hemos querido recuperarla, de una manera más integral, para los amantes de la historia.

Miren Urgoiti

VIOLETA

[1] Dada a conocer por D. José María Zavala en su obra “Elena y el rey”.  

[2] En realidad casi todo lo escrito sobre Elena Sanz se centra en su relación con Alfonso XII. Entre toda la bibliografía destacan el articulo de José María de Mena, “Pasión de rey”, y la obra de Manuel Barrios, “El gran amor prohibido de Alfonso XII”, la percepción de estos dos autores  sobre ella se ajusta más a la realidad. Según pasa el tiempo la importancia que tuvo la relación, tanto en intensidad como en duración, está adquiriendo valores exponenciales, llegando en algunos casos a convertirse en una verdadera ciencia-ficción histórica.